add
Logo Comfamiliar

Programas Sociales

post

Erika y Pilar, a pesar de las adversidades son las mejores estudiantes de Las Brisas

 

Mientras la mayoría de estudiantes de Colombia, diariamente culminan su jornada escolar y regresan a casa a descansar, las hermanas Erika y Pilar Pozo Hernández, solo alcanzan a almorzar, cambiarse el uniforme y regresar a la calle, allí, tocando puerta a puerta, promocionan los productos de aseo que produce y vende su mamá.

 

Pero estas alumnas de la Institución Educativa Compartir Las Brisas de Pereira, no son unas estudiantes promedio, son las mejores del Colegio y aunque habitan en la comuna Villa Santana de Pereira, uno de los sectores con mayores índices de problemas sociales y a pesar de sus cortas edades, tomaron la decisión de transitar el camino menos fácil, pero quizá el que les dará las mayores alegrías, el del estudio y el trabajo.

 

Ambas, desde hace un par de años hacen parte del proyecto de Emprendimiento liderado por Comfamiliar Risaralda en sus Jornadas Escolares Complementarias, según ellas, estos talleres les han servido no solo para formarse como líderes, sino para ocupar de la mejor manera el poco tiempo libre que les queda.

 

“A pesar de que nos toca durito porque aparte de estudiar debemos salir a la calle a vender los utensilios de aseo que fabricamos, lo hacemos con mucho amor porque sabemos que con eso nos ayudamos en la casa. Gracias a los principios inculcados por mi madre y al taller de emprendimiento de Comfamiliar, me encanta estudiar y afortunadamente no me he desviado del camino. El programa de Jornadas Escolares Complementarias nos han ayudado mucho para apoyar nuestra educación y por si tenemos algún desliz, nos acordemos de lo que nos dicen”, manifestó Érika, quien a sus 18 años y pronta a graduarse como bachiller, tiene como objetivo principal ser una gran médica.

 

Quizá fue ese empuje de sus padres, característico de las familias de esta región de Colombia, el que llevó a estas jóvenes emprendedoras, a querer, a muy temprana edad, trabajar para ayudar con los gastos del hogar conformado por don Omar de Jesús Pozo, doña Rubiela Hernández y sus ochos hijos.

 

Pilar, la menor de las dos hermanas que cursan grado once en el Colegio Las Brisas, y quien paralelo a su bachillerato ha realizado otros cursos, entre ellos, un técnico en Mercadeo y Ventas, además los sábados, día en que pudiera estar descansando, Pilar trabaja como vendedora en una juguetería de la capital risaraldense.

 

“Para formarme como persona ha sido genial esta experiencia del curso de Emprendimiento de Comfamiliar Risaralda, y ahora que voy a salir del colegio siento que esa trayectoria que he tenido aquí compartiendo, aprendiendo a ser líder, a tomar decisiones, cada vez me fortalece más y me incita a ser emprendedora. Trabajo en una juguetería desde hace año y medio, y los dueños dicen que están muy contentos, estoy poniendo en práctica lo que estudié, las ventas han sido una motivación para mí”, anotó la futura psicóloga, sueño que nació desde que era niña, y del que está segura  logrará.

 

Como las hermanas Pozo Hernández, son muchos los estudiantes de Las Brisas, que hacen parte del curso de Emprendimiento de Comfamiliar Risaralda, liderado por la profesora Sandra Amariles, proceso exaltado no solo por sus integrantes, sino por la rectora de la institución, Luz Estela Gómez, quien resaltó el beneficio que tiene al complementar la jornada escolar.

 

“Me parece una actividad muy importante para la Institución ya que le ofrece a los estudiantes un espacio de expresión donde pueden realizar otro tipo de actividades relacionadas con la lúdica, el emprendimiento y con el aprendizaje de otras situaciones importantes para su vida. En una comunidad como la nuestra, en la que se carece de muchas cosas, inclusive de las básicas, contar con el apoyo de entidades como Comfamiliar ha sido para nosotros de gran ayuda, los estudiantes que asisten sienten pertenencia, que pueden realizarse en otras actividades aparte de las académicas, sin duda alguna, quisiera que el proyecto continuara”, concluyó la rectora Gómez.