add
Logo Comfamiliar

Programas Sociales

post

Herencia Cafetera, más allá de una obra de teatro



 

Con el objetivo de entregar al público pereirano y risaraldense una gran obra compuesta por danza, música y teatro, denominada Herencia Cafetera, los jóvenes integrantes del programa Jornadas Escolares Complementarias, iniciaron sus ensayos en el ya tradicional ensamble cultural.

A lo largo del año, cada área artística ha trabajado de manera independiente. Danza bajo la batuta de Valentina Ortiz y Jhon Alexánder Valencia; música con Danubier Chiquito, y teatro con el liderazgo de Juan de Dios Aguirre, profesores que, día a día, y por varios años, han entregado lo mejor de sí para que sus alumnos se conviertan en grandes artistas, pero sobre todo en intachables seres humanos. Sin embargo, desde los primeros días de junio, se unen para crear la gran puesta en escena.

 

“Llegar al Ensamble es muy difícil porque los músicos no actúan, a los de danza también les queda complicado, pero es irlos metiendo en el cuento y en el trabajo de que son artistas y se pueden enfocar en las tres áreas así no estén muy de lleno. Cada una se prepara, hacemos los montajes y luego los anclamos para hacer la gran obra. Los primeros ensayos son muy trabajosos porque no están enseñados a compartir entre todos, pero con el pasar de los días se van acoplando”, expresó la profesora Valentina Ortiz, quien en pocos días cumplirá 15 años formando en la danza a los pequeños de Comfamiliar.

50 niños y jóvenes entre los 9 y los 18 años hacen parte, en la actualidad, de Herencia Cafetera, obra que tuvo sus inicios en el año 2007, y que con el pasar del tiempo ha ido cambiando de actores y actrices debido a que el proceso culmina cuando los integrantes se gradúan como bachilleres.

 

Cómo se construye

 

Inicialmente, entre enero y febrero de cada año, los profesores de danza, música y teatro, realizan una convocatoria abierta en todas las instituciones educativas que cuentan con el programa de Jornadas Escolares Complementarias de Comfamiliar Risaralda, los estudiantes interesados se enfrentan a dos audiciones. Posteriormente,  y teniendo como base el  criterio de los entrenadores, son elegidos aquellos con mayor potencial, desde ese momento inician los ensayos, teniendo como objetivo principal el ensamble que le dará vida a la obra de fin de año.

Según Danuber Chiquito, profesor de música de Jornadas Escolares Complementarias, y quien actualmente cuenta con 150 niños en su clase, elegir a los alumnos que harán parte del ensamble es todo un proceso en el que cada uno de los seleccionadores indaga cuáles son los que tiene el carisma, pero principalmente los deseos de dar a conocer su parte artística.

 

“Es muy importante que los docentes y padres de familia estemos pendientes de esas cualidades de nuestros jóvenes, y a través de estos talleres es que se van fortaleciendo esos carismas en ellos. Con este trabajo lo que tratamos de hacer es rescatar la cultura cafetera en los niños y jóvenes de nuestra región”, concluyó Chiquito.

De manera simultánea el ensamble en 2017 trabajará dos grandes obras: Herencia Cafetera que se presentará en agosto conmemorando un año más de la fundación de Pereira, y en noviembre darán a conocer Presagio Quimbaya, la historia de los indígenas que habitaron en suelo risaraldense.