A Sebastián, el PAD le cambió la vida


Transcurría el 24 de diciembre del año 1995, fecha esperada por muchos en el planeta. Los niños corrían, la natilla y los buñuelos no se hacían esperar, fue un día de júbilo para la familia Meneses Gómez, pues no solo nació el niño Jesús, consigo trajo a Sebastián, quien se convirtió en el mejor regalo de Navidad.

Desde ese feliz momento ya han pasado 22 años llenos de alegrías, nostalgias, amores y más amores, en los que ‘Sebas’ y su familia se han tenido que unir muy fuerte, literalmente para no dejarlo caer, pues desde muy pequeño le fue diagnosticada distrofia muscular progresiva tipo duchenne, enfermedad que consiste en el deterioro de los músculos con el pasar del tiempo.

“La verdad fue algo complejo, yo nunca pensé que él iba a tener esa discapacidad como hasta los dos años porque no caminaba, de pronto lo hacía prendidito, daba unos pasitos y nada más, nunca corrió, nunca saltó, caminaba prendidito, a los 5 o 6 años empezó a caerse, no se sostenía, ahí fue donde lo llevamos al médico, le hicieron una serie de exámenes y análisis, y nos dieron el diagnóstico”, expresó Paula Gómez, madre de Sebastián.

Pero para pequeños problemas están las grandes soluciones, y así lo asumieron Paula, Sebastián, y la pequeña Salomé, hermanita menor. Buscaron ayudas, y mientras estas llegaban, él continuaba con su vida normal, iba al colegio, jugaba con sus amigos, disfrutaba la vida.

“Inicialmente me trasportaban en un coche, cuando mi mamá me mostró la primera silla de ruedas, yo no lo recuerdo, pero ella me cuenta que le decía que ahí no me sentaba, que no era discapacitado. Pero la acepté rápido, gracias a Dios tuve el apoyo de mi madre, de mis profesores y de mis amigos, que sin importar mi condición jugábamos de todo, entonces la discapacidad en mí no ha dado ese golpe”, expresó Sebastián.

Llegaron al PAD

Y en la búsqueda por mejorar el estilo de vida de su hijo mayor, doña Paula se enteró que Comfamiliar Risaralda, gracias a su propósito social, creo el Programa de Atención a la Discapacidad, del que Sebastián tuvo el honor de ser uno de los fundadores, y aunque su vida ha estado llena de gracias, hacer parte del PAD fue la mayor bendición.

“El PAD, del que hago parte hace 10 años, más que un programa es una familia, yo empecé tocando el xilófono, pero desde que implementaron el grupo del coro inicié ahí y dejé de tocar instrumento. Los profesores se han convertido en mis segundos padres, tanto así que no solo me han ayudado en lo cultural, también lo han hecho en lo académico, el profesor Gerardo Dussan me preparó para presentar las pruebas en la universidad”, concluyó Sebastián.

Al momento de la publicación de esta nota, quizá ya lo hayan aceptado en el programa de Música de la Universidad Tecnológica de Pereira, en donde espera convertirse en un gran artista.



¡Felicitaciones Sebas, usted es un ejemplo a seguir!

Información Adicional


Política de privacidad
Avenida Circunvalar No. 3-01. Pereira Risaralda. PBX 3135600
Horarios de atención Sede Administrativa
Lunes a a Viernes 7:00 AM a 12:00 M - 1:30 a 6:00 PM
Todos los derechos reservados COMFAMILIAR RISARALDA 2018 | Desarrollado por el Departamento de Sistemas & Comunicaciones