Desarrollo empresarial "Masarepa"

Masarepa comenzó hace 29 años en el Parque La Rebeca en Pereira como un negocio familiar de los esposos Jaime Alberto González y Luz Amparo Pineda. “La idea era tener una empresa propia como respuesta a una crisis económica de recién casados por la que mis padres estaban atravesando”, recuerda Diana González, subgerente general e hija de los propietarios.

De esa época a la actualidad las cosas han cambiado considerablemente. En esos inicios, ambos se encargaban de la totalidad de las actividades que demandaba el negocio: desde la cocción del maíz hasta la venta y entrega de los productos a domicilio. Sus principales clientes eran vecinos y algunos asaderos que les compraban la masa o las arepas preasadas. “Era una rutina que empezaba a las 2 de la mañana y muchas veces terminaba a las 8 o 9 de la noche”, cuenta Diana.

La empresa inició labores en un garaje pequeño, luego pasó a locales de mediano tamaño y hoy ya tiene amplio espacio con área administrativa, zona de producción, cuarto de congelación, bodega y un lugar de descanso para los empleados. Este crecimiento de la infraestructura fue simultáneo al de la demanda, que a su vez fue exigiendo el crecimiento en maquinaria y variedad de productos. Al principio solo tenían calderos y molinos, lo esencial para cocer y moler el maíz, hoy cuentan con máquinas para pelar papas, mezcladoras, la que hace el guiso, la que da forma a la masa, la que hace las empanadas, la prensa puré, entre otras.

Jaime Alberto González junto con su padre —ya fallecido— se ha encargado siempre de innovar de acuerdo a la necesidad empresarial. La mayoría de las máquinas necesarias para la preparación de los alimentos ha sido diseñada de manera empírica por él con apoyo de amigos en la parte eléctrica y el ensamble. Algunas fueron desarrolladas para realizar trabajos manuales que antes hacían los empleados. La finalidad siempre ha sido la misma: aumentar la producción con igual cantidad de personal o hacer rendir más los ingredientes. “Ha evolucionado considerablemente la técnica de producción, las personas solo tienen que realizar el paso de los productos de máquina a máquina para su terminación. Cada vez los productos se hacen más rápido y a mayor escala”, agrega Diana. Actualmente Masarepa produce de cuatro mil a seis mil empanadas diarias.

La innovación en la maquinaria ha ido de la mano con el lanzamiento constante de nuevos productos. Desde hace 19 años comenzaron a fabricar empanadas tras una década de trabajo en las arepas y la masa. “Mis padres se dieron cuenta que necesitaban sacar un producto nuevo, para sostenerse y crecer mejor como empresa. Empezaron con una empanada tipo coctel o tradicional, y poco a poco se fueron lanzando otras hasta tener hoy en día cinco clases diferentes”.

Hoy su oferta es muy variada: arepas rellenas de queso, tamales, albóndigas, tortas de carne, rollos de jamón y queso, mezcla lista para natilla, entre otros. Los productos que más consumen en Pereira son las empanadas, los tamales y las masas para arepa, buñuelo y natilla.

Sin embargo, para Diana el crecimiento más visible de la empresa se ha reflejado con la captación de nuevos e importantes clientes al por mayor. Es el caso de la cadena de hoteles Decamerón en Cartagena, San Andrés y Armenia, que pide unas veinte mil empanadas al mes. Cifra que puede aumentar en temporada alta. “Pero aún conservamos muchos de los clientes que nos vieron crecer como empresa. Muchos de ellos son también amigos, vecinos o gente que viene y compra al detal en el mismo punto de fábrica o hacen su pedido a domicilio”, y agrega que tener la certificación Invima les ha servido para firmar negocios con clientes a nivel nacional.

Desde hace catorce años Masarepa está situada en la carrera 11 entre calles 19 y 20, cuenta con nueve empleados, además de los propietarios y su hija Diana que también trabaja con ellos. “La empresa ha sido siempre el medio de sostenimiento de mi familia. Cuando yo nací la empresa tenía cinco años. Crecí con ella. Me ha dado el estudio y todo lo que tengo en este momento. Ha subsistido porque siempre hemos estado muy pendientes de mantener la misma calidad en los productos sin exagerar en los precios. Crecer no ha sido un pretexto para dejar eso”, concluye Diana.

Campaña de sensibilización ASOCAJAS

"UN MUNDO DE BIENESTAR" hace referencia al derecho que tienen todas las personas a tener una vida con calidad, en donde acceder a subsidios, crédito, vivienda, educación, recreación, deporte, cultura, capacitación; contribuyen positivamente en la consecución de este objetivo.

Leer más...

Beneficios del Sistema de Seguridad Social

La Asociación Nacional de Cajas de Compensacion Familiar  ASOCAJAS, da a conocer los beneficios de pertenecer al Sistema de Seguridad Social, cuando una persona es trabajador por semanas, por días o por horas.

Conozca el video que mostrará cada uno de los beneficios a los que los trabajadores tienen derecho, de clic aquí para más información.



Tratamiento de datos personales Ley 1581 de 2012

Conozca la Ley 1581 de 2012, la cual  protege los datos de los usuarios.

Leer más...

Comfamiliar trabaja por lo que tu amas

Con el fin de mejorar la calidad de vida de los trabajadores afiliados, sus familias y la comunidad en general, Comfamiliar Risaralda desarrolla programas dirigidos a abarcar de manera integral la amplia gama de necesidades de la población, a través de todos sus servicios, entre estos se encuentran las áreas de Salud, Educación, Recreación, Cultura, Vivienda, entre otros. Los cuales han sido creados con compromiso y responsabilidad social para el bienestar de cada uno de los integrantes de la familia.

¡Comfamiliar es lo tuyo, es de todos!



Información Adicional


Política de privacidad
Todos los derechos reservados COMFAMILIAR RISARALDA 2015 | Desarrollado por el Departamento de Sistemas & Comunicaciones